CATEDRAL BASILICA DE PUEBLA

A un costado del Zócalo se encuentra uno de los templos más grandes de México y uno de los más bellos del continente americano: la Catedral de Puebla. Está consagrada a la Inmaculada Concepción y cuenta con una amplia colección de arte novohispano y documentos históricos que atestiguan la actividad religiosa de la ciudad.

Fray Julián Garcés cambió la sede de la diócesis de Tlaxcala a esta ciudad en 1535, y ordenó la construcción de una catedral  la cual fue demolida. En 1575 se comenzó a edificar una nueva, pero los contratiempos retrasaron los trabajos. Juan de Palafox y Mendoza ordenó que se retomara la construcción en 1640, y nueve años más tarde la consagró.

Fue construida en estilo herreriano, aunque incorporó elementos barrocos y neoclásicos en su estructura. El altar o Ciprés fue construido por Manuel Tolsá, y debajo de él está la cripta de los obispos, la cual se abre cada 2 de noviembre. El altar de los reyes contiene pinturas hechas por Cristóbal de Villalpando, uno de los más importantes artistas del barroco novohispano.

Una de las leyendas más populares cuenta que después de fabricar la Campana María, se hicieron tres intentos por subirla a la torre norte, pero debido a su peso resultó imposible. Un día la población se dio cuenta de que no había nada en el atrio, pero después de varias horas observaron que ya estaba colocada. El guardia de la obra fue interrogado y aceptó quedarse dormido. En su sueño vio dos ángeles que se encargaron de subir la campana.

Deja una valoración

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *