LEYENDAS DE PUEBLA Y OTRAS CURIOSIDADES

Puebla se destaca culturalmente gracias a su arquitectura, gastronomía, historia, pero con ellos las leyendas ayudan a preservar dichos puntos. Por eso aquí te mencionaremos algunos lugares emblemáticos los cuales tienen leyendas que transcurren entre la historia de la ciudad.

La Casa del que mató al animal

La casa situada en la calle 3 Oriente existe desde la época colonial por la familia Carvajal.

El dueño Pedro Carvajal había quedado viudo y al cuidado de sus 2 únicos hijos, Fernando de 6 años y Teodora de 16 años. La niña Teodora era muy admirada por los ciudadanos, pero su padre no dejaba que cualquiera se le acercara, ella se había enamorado de un soldado de clase baja, el soldado por más que se acercaba a la niña el padre no lo permitía. Un día corrió el rumor que un animal gigante invadiría la ciudad de Puebla llenando las calles de temor y angustia. El rumor era real una quimera gigante deambulaba por las calles, se acercó a la casa de Don pedro y al ver al pequeño Fernando solo se lo devoró. El padre lleno de rabia quería venganza así que ofreció la mano de su hija a quien matara al animal y le llevara su cabeza. Muchos murieron en el intento, pero el soldado enamorado de Teodora armado de valor y una espada derrotó con facilidad al animalote, le cortó la cabeza y se la llevó a Don Pedro. Con esto el Virrey nombró al soldado noble, Don Pedro al ver su nuevo título y la hazaña que había hecho permitió la unión con su querida hija.

Actualmente la casa es sede de uno de los periódicos más leídos en la ciudad “El sol de Puebla” y del mismo modo en la fachada se encuentra un alto relieve de las escenas sobre esta leyenda.

 

El Patio de los Azulejos

El patio ubicado en la Calle 11 poniente formó parte de un antiguo convento. Se distingue por su decoración multicolor de azulejos y ladrillo. Hay una leyenda que hace que este patio se parte de los emblemas de la ciudad de Puebla.

Cuentan que este lugar fue abandonado por los monjes durante la época de la Reforma y posteriormente fue utilizado como vecindad, en dicha vecindad vivía un abogado ya pasado de años, el cual todas las noches que llegaba para descansar veía a un pobre anciano sentado en las escaleras con un rosario en la mano, fue tanta la frecuencia que armaron una amistad peculiar. Un día cuando el abogado platicaba con el viejo se enteró que era un sacerdote. Ya pasado algunos días la vecindad tuvo la visita de unas monjas que pedían un apoyo económico, sin más el abogado las recibió y platico con ellas, sacando el tema que uno de los vecinos muy anciano era un sacerdote mencionado su nombre, las monjas al escucharlo se sorprendieron, con tal curiosidad el abogado pregunto el porque el asombro, ellas solo mencionaron parte de la historia del antiguo convento en el cual vivía un sacerdote que se aparecía rezando en el patio y que todas las noches se aparecía. El abogado comprendiendo el suceso decidió mudarse a otro lugar sin ni siquiera investigar más del hombre.

Actualmente el patio es parte de la primaria Gabino Barrera.

 

Fuente de los muñecos

Ubicada en el Barrio de Xonaca la fuente es llamativa por la decoración de azulejas y la llamativa escultura de dos niños, por la cual surgió una leyenda que a la vez es una historia trágica para los habitantes de la zona.

Durante la década de los 30’s cuando Maximino Ávila Camacho era gobernador de Puebla, en la zona de Xonaca estaba la finca del gobernador en la cual trabajaban muchos hombres y mujeres entre ellos una familia que tenía 2 pequeños una niña de 6 años y un niño de 7 años. Los dos niños siempre se divertían gracias a la amplitud de el lugar donde sus padres trabajaban, también acudían a la escuela por ello su madre se esmeraba por ponerlos muy presentables a la escuela tanto que se distinguían y los mismos vecinos les decían “muñecos”. Un día cayó una lluvia muy fuerte en la zona los niños habían salido a la escuela con paraguas en mano, pero al pasar el día los niños no llegaron a casa, los padres y los demás trabajadores apoyaron en la búsqueda, pero no los encontraron, el propio gobernador también apoyo. Se dieron cuenta que en camino que tomaban los niños para ir a la escuela había un pozo, que probablemente este durante la lluvia se desborda y absorbiera a los niños. Fue tanto la tristeza que el gobernador pidió hacer una fuente en honor a los 2 pequeños.

Actualmente los habitantes de la zona cuentan que durante las noches se oyen gritos y risas de los niños y que las esculturas de la fuente bajan para jugar en la calle y que al amanecer estos aparecen con su vestimenta rota y sucia.

 

La Casa de los enanos

En una de las antiguas zonas más lujosas de Puebla la cual es emblemática por el estilo afrancesado. Una casa muy lujosa y muy cuidada ya que es estilo de conservación y de vida que tiene lo permite.

Esta casa se hizo más famosa y emblemática por las historias que salían de sus alrededores. Cuenta que la casa fue construida por una familia italiana, pero por razones desconocidas una de las hijas del dueño se suicidó. Quedó abandonada hasta la década de los 20’s la familia Sáenz llega a puebla y se ubicó enfrente de esta casa, ellos tenían una fábrica de telas y tuvieron como objetivo al ser más adinerados adquirir dicha casa. Tal objetivo fue cumplido, decoraron la casa con telas finas y muebles de fabricación por artesanos, fue tanto la delicadeza en el cuidado de la casa que nunca abrían las ventanas para que la luz no dañara los tapetes, llegó al punto que pidió que sus nietos nunca jugaran en el interior de la casa y mandó a fabricar muebles pequeños colocados en el jardín para que ellos jugaran ahí, así cuando la gente pasaba y veía por las pequeñas rendijas como jugaban pensando que eran adultos pequeños. Ahí deja la denominación de que ahí vivían “enanos”.

Deja una valoración

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *